Está claro que tu bebé no viene con un pan bajo el brazo. Los bebés salen caros, muy caros. Y además, necesitan toda nuestra atención y a menudo no tenemos tiempo, ni ganas, ni energía para dedicarnos a buscar y comparar precios de todo lo que vamos a necesitar.

Según un estudio de la OCU, el gasto medio de un bebé el primer año de vida es nada más y nada menos que de 7.706 euros, algo más de 640 euros al mes. Y lo peor es el tipo de gastos que acarrean. O bien son gastos recurrentes, de los que tenemos que estar siempre pendientes para que no nos falten suministros (pañales, toallitas, comida…) o bien, y peor aún, son de los que suponen un desembolso bastante importante para artículos que se usarán solo unos meses (carritos de bebé, cunas, moisés, hamacas, ropa…).

Ante semejante panorama, los últimos años se han popularizado los mercados online de productos de segunda mano. La motivación puede ser económica, ecológica, por falta de espacio o por solidaridad con otros usuarios. El caso es que los portales de compra-venta de productos usados en perfectas condiciones está en plena expansión.

Según una encuesta de Boston Consulting Group realizada a 7.000 personas de seis países, el deseo del comprador actual es poseer menos artículos y mejores, reducir el consumo excesivo y cuidar más lo que tiene. En parte es por eso que prevén que el mercado mundial de segunda mano aún tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta (TCAC) del 15% al 20% en los próximos cuatro años.

Suscripciones para el cuidado de tu bebé

En definitiva, el mantra de “las 3 erres” (reducir, reusar y reciclar) gana adeptos a pasos de gigante, esto ya es una realidad, y el mercado sigue evolucionando en esta línea. Ante estas nuevas necesidades del consumidor están surgiendo nuevos modelos de consumo, y un gran avance en este sentido ha sido la suscripción.

Este sistema permite acceder a productos y servicios solo durante el tiempo que se necesiten, con libertad total para activarlos o desactivarlos con un clic, según las necesidades de cada momento. Es el modelo más flexible de todos, ya que nos ahorra tener que comprar productos, nuevos o de segunda mano, que se usarán solo por un tiempo.

Ventajas y desventajas de las suscripciones para las cosas del bebé

Las ventajas son evidentes cuando necesitamos, por ejemplo, una cuna colecho para los primeros meses del bebé. Podemos adquirirla, nueva o de segunda mano, y para eso tendremos que buscarla, comprarla, recogerla o tramitar el envío y, finalmente, revenderla, regalarla o tirarla. O también podemos suscribirnos a una cuna colecho, pagar mensualmente mientras la usemos, y desactivar la suscripción cuando no la necesitemos. La tendremos en casa el tiempo que queramos y, al final, la devolveremos.

Y lo mismo con el carro de bebé, la trona, la sillita para el coche, el vigilabebés, la cuna de viaje, la cuna de madera para su habitación…

¿La desventaja? La cobertura. El consumo por suscripción se encuentra en plena fase de expansión en España, aunque todavía no llega a tener el alcance que tiene en Estados Unidos o en otros países europeos. De momento, en algunos casos aún habrá que comprobar la disponibilidad en nuestra población.

Libérate de preocupaciones

Pero, sin duda, la gran ventaja de la suscripción es la libertad que nos proporciona. No solo nos ahorra tener que comprar artículos a los que le daremos un uso limitado y que luego se convertirán en un trasto y una carga, sino que también se pueden suscribir los productos y servicios que necesitamos periódicamente.

Ya lo decíamos al principio: con un bebé tenemos que estar pendientes de multitud de compras recurrentes, desde pañales a comida. Productos de los que no podemos prescindir y que nos obligan a ir controlando a menudo el stock que tenemos para no quedarnos sin ellos. Ahora bien, ¿te imaginas poder despreocuparnos y saber que no nos quedaremos sin lo que realmente necesitamos?

Con una criatura en casa no siempre podemos salir con urgencia a comprar pañales. Un bebé requiere toda nuestra atención y le regalamos encantados todo nuestro tiempo. Por eso es una liberación saber de antemano que periódicamente vamos a recibir en nuestro domicilio todo lo que necesite. Para que solo tengas que preocuparte de cuidarlo, lo demás se puede suscribir.

Ejemplos de suscripciones para bebés de todas las edades

Para que te hagas una idea de lo que ya te ofrece el mercado de las suscripciones hemos recopilado algunos ejemplos.

Suscripciones de productos que usarás solo unos meses:

Para salir a pasear, puedes escoger entre varias opciones:

Suscripciones de productos recurrentes:

  • Pack de pañales y toallitas ecológicos de la marca Green Umbrella por 28,91€. El pack incluye dos paquetes de toallitas más 50 pañales de 2 a 4 kilos, o 38 pañales de 3 a 6 kilos o 32 de 4 a 10 kilos.
  • Pañales ecológicos Pingo por 28€ el pack de 54 pañales de newborn o 43€ el paquete de 84 pañales mini.
  • También te puedes suscribir a una caja personalizada con productos diversos para el bebé que cambia cada mes y se va adaptando a sus diferentes etapas.

Esto son solo algunos ejemplos. El modelo de suscripción ha llegado a muchísimos productos y servicios, desde juegos y juguetes a cuidadores, fruta y verdura, clases de refuerzo escolar, bicicletas eléctricas… Y es que actualmente las suscripciones te facilitan el acceso a prácticamente todo lo que necesites para hacer tu vida más simple. Porque el bebé se merece toda tu atención, suscríbete a todo lo demás.

Author